Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 16 agosto 2010

 

En ocasiones los ánimos son altos incluso para seguir en la rutina, otras veces son bajos incluso en buenos momentos. Ante esto nace la pregunta sobre que realmente influye en los ánimos de una Persona.He notado que estar en situaciones poco usuales puede mejorar los ánimos, y los médicos así lo recomiendan. Salir de la rutina de vez en cuando es saludable.

En este caso, ¿que parte del “salir de la rutina” es lo que mejora el ánimo?, tal vez sea que la mente se olvida de lo rutinario por cuidar los nuevos peligros, ó tal vez ………. no, al parecer esta es la respuesta correcta.

Y tal vez esto sea lo que hace tan difícil mantener el buen ánimo en la vida diaria que es básicamente una rutina, y es que salir de ella es imposible sin descuidar aquello con lo cual la persona sobrevive.

Sin embargo, un análisis más profundo buscaría la razón detrás, incluso, de “salir de la rutina”, es decir, una vez se sale de la rutina la mente se enfoca en los posibles peligros del nuevo escenario y se ejercita, lo que nos hace olvidar los argumentos que arruinan el ánimo.

Pero acaso es cierto que los argumentos que se dan en nuestras mentes pueden influencia en nuestro ánimo?. Sin duda, muchos sino todos han experimentado como decae el ánimo cuando los argumentos son  muy crudos y realistas sobre nuestra situación económica, social ó a veces de salud.

Pero en este caso, también podrán algunos concordar en que estos argumentos negativos no nacen de nuestra voluntad sino de esa parte de nuestro cerebro que muchas veces se le ha representado como un “diablillo” que es prácticamente incontrolable de nuestra parte.

De igual manera los buenos argumentos salidos de nuestra conciencia no pueden afectar nuestro ánimo. Seguramente existen dos tipos de argumentos y uno de ellos, el del diablillo, esta mas cerca del “circuito” del ánimo que el otro argumento salido netamente de nuestra conciencia.

Posiblemente ese argumento, al que llamaremos “argumento diablillo”, nace de los instintos esa parte primitiva de nuestras mentes-cerebro que no se puede controlar pero que resulta poderosa como sucede con el sexo.

Todo parece indicar que las recomendaciones de tipo “motivacional” que solicitan pararse frente al espejo listando todas las cualidades que se poseen é incluso las que no se poseen no es efectiva y es consistente con la realidad.

Como mucho conscientemente podría una Persona llevar su cuerpo y su mente a un lugar agradable para que esa parte de la “mente instintual” é incontrolable le de una pizca de placer.

Read Full Post »

Ser idiota-frustración

Las frustraciones nacen de una meta visualizada en la mente pero que resulta imposible de alcanzar. Sucede entonces que si un joven desea llegar a ser “basquetbolista” profesional pero su altura es de apenas 1.65 mts. se vera fuertemente afectado por la frustración.

Para el caso, es el entendimiento de diversos temas mi meta personal, sin embargo, no es la altura la que me afecta y colabora en mi enrome frustración sino la falta de inteligencia.

Kant, Einstein, y temas como el electromagnetismo, programación, funcionamiento teórico de las computadoras, de la mente, el cerebro y otros me resultan más que fascinantes, considero que su entendimiento por si solo pueden justificar y motivar la existencia de uno mismo y todos los esfuerzos que conlleva.

La falta de entendimiento, por otra parte, la estupidez y la idiotez, en resumen, la falta de inteligencia resultan en una enorme barrera que ya resulta imposible de romper.

Cuando la mente detiene los pensamientos mientras estos se entrelazan para formar las ideas complejas que le dan vida a los temas mencionados, el Yo consiente se entristece, pues sabe que a pesar de todos los esfuerzos no existe ya la posibilidad de mantener estas uniones constantes de ideas por mas tiempo.

Kant, por ejemplo, que inicia prometiendo ideas magnificas de enorme relevancia y que continua con enredados conceptos y explicaciones me coloca en una situación penosa de falta de entendimiento. En ocaciones, creo haber comprendido y me congratulo con enorme orgullo y alegría, solo para encontrarme con un párrafo mas adelante que contradice la forma en que he comprendido.

Con Einstein sucede lo anterior, su libro “Sobre la Teoría de la Relatividad Especial y General” parece ser un faro de iluminación para las mentes mediocres, su autor llega a indicar que ha sido escrito para que cualquiera con conocimientos básicos en matemática para poder entenderlo. Sin embargo, no resulta así lo cual demuestra la idiotez de la que soy esclavo.

La programación que para otros es una situación de juego resulta para mi mente un laberinto que aunque tiene una salida esta no resulta nada evidente.

El problema, sin embargo, no es estar revestido ó encadenado a la enorme roca de la idiotez, sino tal vez el desear con tanta fuerza entender la realidad. Es como aquella frase que asegura que no rico aquel que mas tiene sino el que menos necesita.

En mi caso, mi deseo incontrolable por comprender la realidad me hace mas estúpido que el mas estúpido, y sin duda Soy bastante idiota pero tal vez no el peor. El esfuerzo realizado por comprender situaciones básicas de temas aparentemente complejos ha sido enorme con resultados totalmente mediocres.

Lo anterior me causa una sensación de inseguridad académica incontrolable, lo que no me permite entender sin incertidumbre si efectivamente mis conocimientos académicos, al menos, para realizar mi trabajo son suficientes ó en cambio resultan insuficientes.

Es una envidia enorme hacia todos aquellos que poseen capacidad de entendimiento lo que me embiste cada vez que observo como otros llegan a manipular incluso estos conocimientos para utilizarlos en su vida diaria haciéndola mas fácil y productiva.

En general, me pregunto si la existencia en este estado tiene sentido, Yo como materia teniendo conciencia de si misma y  sin tener la capacidad de comprender y analizar esta realidad resulta ridícula.

Sin embargo, esta negativa experiencia, me ha llevado a comprender en vida propia la diferencia entre inteligencia y conciencia de la existencia de uno mismo. En la cultura común se considera que una persona brillante posee mas entendimiento de su existencia que otros de menos capacidad intelectual, posiblemente suceda que la brillantez intelectual haga que estas personas alcancen gran entendimiento de su propia conciencia de la existencia, sin embargo, me parece que es erróneo considerar que el idiota no alcanza este entendimiento también, al menos en su estado básico.

También, sintiendo la falta de inteligencia se puede llegar a entender cómo se sentiría la inteligencia, es decir, la sensación que causaría el sentir llegar aquellas ideas y pensamientos del  fondo de la mente y que encajan perfectamente y como “magia” en las soluciones a las preguntas-problemas  que nos plantean o que plateamos.

Lo anterior podría no llegar a entender ó experimentar una persona inteligente así como una persona de altura difícilmente experimentara la perspectiva visual de una persona de menor estatura.

Read Full Post »