Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6 febrero 2011

Me embarque en un sueño con gran intensidad, coloque todas las fuerzas de las que disponia, permiti que para ello pasaran, al menos, dos años de paciente espera y preparación para apenas lograr el inicio de este sueño, y finalmente fracase.

Coloque enorme esfuerzo que me hizo iniciar el dia a las 3 am y terminarlo a las 11: pm, mi cuerpo se desfiguro con una protuberante pero aun controlable “panza”, mi aspecto fisico disminuyo considerablemente, y con ello un poco la confianza en mi figura.

Mantuve la seriedad que la meta exigia, intente mantener la calma cuando la ansiedad crecia y la motivación cuando todo parecia tan lejano é inalcanzable, desarrolle argumentos de automotivación que me permitieron continuar pese al cansancio y pese a mi detractor (casi archienemigo) Super-Yo.

Todo lo anterior, todo el esfuerzo y aun peor toda la esperanza termino el dia de ayer con un rotundo fracaso. Inicialmente pense que mi mente y mi conciencia me permitirian sobrellevar esta situación sin problemas, sin embargo, durante todo el dia de ahora he sufrido todo tipo de reproches de mi Super-Yo, toda clase de angustian de mi sistema nervioso, y ni una cerveza, ni una pelicula, y ni una comida de $8.00 han logrado aplacar  el dolor del fracaso.

El dia de ahora he jurado no volver a intentarlo, no por haraganeria, ni por miedo a volver a sentir esto, sino por temor casi panico a que la tercera vez que lo intente el sentimiento de fracaso sea triplemente mayor (y sí, esta es la segunda vez que fracaso al intentar lograr esta meta). La meta tiene que ver con desarrollo academico no es ninguna cursileria como el amor de una pareja ó esas situaciones banales, esto ha sido de la vida y la sobreviviencia.

Toda clase de argumentos de culpa de ciernen en mi mente, me recuerda el libro “Crimen y Castigo”  que tan bien expone el sentimiento de culpa del protagonista, tanto que el lector casi lo siente pero no con la verdadera intensidad de una situación como la que debia haber experimentado el pobre Rodion.

Por el momento no hay nada que me ayude, he golpeado paredes, he tirado el control remoto, he querido pensar que aun hay esperanzas, mi billetera esta en el suelo, y aun asi el dolor no se va. No me queda otro objeto que lanzar, ni mas ganas de golpear.

Siento como si mi mente estuviera a un “pelo” de saturarse por completo, no veo futuro, aunque podria haberlo…..aun asi no lo siento como un seguro, esta dualidad me esta matando lentamente.

Pienso que este sentimiento se debe en buena parte al cansancio mental y fisico producto de horarios extenuantes, sin embargo, es en resumen “dolor por el fracaso”.

Pienso, tambien, a modo de consuelo, que hay Personas en situaciones aun peor, pero este argumento es de “doble filo” porque, tambien, hay personas en condiciones mucho mas favorables, lo que me hace estar conciente de mi status de uno mas, status contra el que todo Ser Humano en el Planeta Tierra, por muy humilde que quiera ser, evade.

Pensando que una buena comida y una buena cerveza en un restaurante local me ayudaria a relajar mi conciencia y replantear mi existencia, corri con billetera en mano hacia mi carro y me dirigi al local que cumpliera esas caracteristicas para salir con igual velocidad dejando un burrito a medio comer abatido de tantos pensamientos de fracaso que inundaban mi mente y que hacian sentir a punto del desmayo.

Pensaba que una cerveza mas y mi cerebro cederia, pero corri antes de que llegara la segunda.

En fin, que dolor tan intenso….

Read Full Post »

Todos aquellos que viven en climas calientes y que trabajan diariamente en una pequeña oficina, llena de computadoras, papeles, personas, cafes sobre cada mesa, caras preocupadas, caras aparentando seguridad, otras descansando descaradamente, etc. sabrá que es estar con el aire acondicionado descompuesto….

Sabrá que es la desesperación de una oficina con el aire acondicionado descompuesto, más complicado cuando no acude nadie de mantenimiento a la urgente reparación, los primeros minutos todos se propone no moverse mucho para evitar entrar en calor, también acordaran no abrir mucho la puerta para evitar que el “aire helado” se escape.

Eventualmente este aire se volverá cada vez más caliente mientras el Sol del verano eterno golpea fuertemente el tejado, las ventanas, el pavimento y crea una burbuja de vapor que encierra a toda la ciudad.

Finalmente, la temperatura dentro de la otrora helida oficina se volverá mas caliente que el ya caliente exterior.

Al llegar a este punto, la desesperación aumenta, los poros inician a exudar agua salada, debajo de la nariz, el cuello, etc. en poco tiempo todos disfrutaran cualquier pequeña é insignificante brisa tanto como disfrutaban aquel soñado aire acondicionado.

Recordaran que en esta situación la mente estará mas ocupada en opacar el enorme malestar que en el trabajo en cuestión, las ideas se vuelven más nubladas, los pensamientos se opacan y todos empiezan a levantarse de sus escritorios a quejarse.

La producción se encarece y el malestar aumenta.

El escenario anterior me resulta muy parecido al que se da en las calles de una ciudad caliente, la gente se irrita fácilmente, la producción normalmente es baja, son países conocidos como pobres, tercermundistas, con revoluciones constantes y sin mayores desarrollos académicos.´

Podría decirse que la comparación es demasiado esfuerzo, y así lo parece pero es imposible  no pensarlo.

Read Full Post »