Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 14 enero 2013

No hay duda que ahora gasto más dinero del que gano, lo que me ha llevado a deber tres tarjetas y un crédito. Esta situación me hace considerar mi estado de salud mental, especialmente porque parece que gasto más de lo que debería gastar para vivir.

Como dije, “parece”….lo anterior en la medida que para mí, todo este gasto es “justo y necesario”. Y solamente Yo que conozco mi historia de salud mental podría entender por qué debo ir a la playa, al menos, una vez cada 15 días, porque debo llevar a una chica a cenas al menos una vez a la semana, porque debo ir a tomar un par de cervezas a un restaurante al menos dos veces a la semana, etc.

Todo esto en un País como el mío es casi un lujo, al menos, para la clase trabajadora.

Aun mas, esta obsesión no se limita a este tipo de gastos sino a gastar cada centavo que logro ganar lo que incluye los maléficos “adelantos de salario” que los cajeros ofrecen en cantidades cada vez más altas.

En fin, todo esto provoca que al final de cada quincena apenas el salario logre cubrir los descuentos del Estado.

Esta situación me lleva a sufrir de distintos sentimientos, remordimiento, pesar, autocompasión, me hace sentir un mal hijo en la medida que descuido gastos de la casa, necesidades de mi madre, etc.

Sobre esto último tengo una serie de justificaciones, entre ellas que ellos (mis padres) son los responsables de que Yo me encuentre en este infierno llamado vida.

En fin, mientras tanto gasto y gasto, y entre estos “placeres” que compro posiblemente moriré. Sin embargo, mi principal preocupación es mantener mi salud mental que no siempre ha sido la mejor, aun mas, dentro de todo esta época es donde disfruto de la mejor de mi vida y temo perderla sino cuido mi mente, sino la sacio en sus necesidades.

Read Full Post »